festina lente

martes, 29 de marzo de 2011

De sombreros y de piel

Mi obsesión por los sombreros es recurrente. Puede que, si llevan leyendo desde el inicio estas páginas, recuerden cómo aquí reflexionaba al respecto de esta obsesión, así como acerca de las raíces en las que podía encontrarse la razón de la susodicha manía. El caso es que está patente y la locura por los sombreros me persigue y me lleva a dirimir por qué, en esta nuestra España, la gente no se lo encasqueta apenas. 

No obstante, esos problemas aparte, regreso al mundo de las copias malas (habría que verlo) y baratas (también cuestionable y, sobre todo en este caso concreto), con un atavío para las testas femeninas que gusten de tocarse con los más excéntricos adornos. En este caso se trata de un sombrero de la marca sueca Acne (esa que hace cosas tan simples pero tan maravillosas con las que querría llenar mi armario) de piel absolutamente genial, pero que cuesta la friolera de 320€.

Image and video hosting by TinyPic


No obstante, quizás no todos los mortales puedan hacer tamaña inversión en un simple objeto decorativo para su linda cabecita. Por ello, el siempre atento gigante inglés de las compras en línea, Asos, nos ofrece una opción con un precio presumiblemente más accesible (aunque, quizá, aún excesivo), fabricado en el mismo material y que goza de un indiscutible aire de familia con la creación de Acne (esos pespuntes...). Vean el lado bueno, se ahorran más de 200€ y lucirán igual de magníficos aunque eso sí, bajo un ala un poco más ancha. No obstante (y si aceptan una recomendación), no creo que un sombrero de piel sea muy recomendable en un clima como el nuestro, pero allá ustedes, estimados lectores.

Image and video hosting by TinyPic

Créditos: ACNE, Asos

No hay comentarios: