festina lente

lunes, 16 de abril de 2012

Los dioses de la tele y los libros

En cierto modo, guionistas y escritores son pequeños diosezuelos engreídos que hacen y deshacen a sus personajes, causándoles todo tipo de desgracias y miserias o encumbrándoles a las más altas cimas, a placer. Quizá no entiendan muy bien a qué viene esto, pero es que hay cosas que no soporto cuando leo o veo una serie o película y, a continuación, les pongo dos ejemplos cristalinos como el agua. Les advierto que los párrafos que siguen tienen spoilers

Ejemplo #1: Cómo Betty (antes)Draper pasó de ser una femme fatale a una gorda aburrida devoradora de helados.

Mad Men es una de mis series favoritas y Betty siempre ha sido uno de mis personajes favoritos. A pesar de su languidez y su retorcimiento innato, la prefería con creces a otras de las féminas de la serie. Por supuesto que la nueva señora Draper (Gatita Zou Bisou Bisou) es primorosa y bla, bla, bla, pero todos sabemos que nada bueno va a salir de ahí (además de que ya comienza a petardear de manera seria), que Betty ha perdido peso en la trama, pero ¿qué sentido tiene haberla convertido a en esa sombra de lo que fue? ¿Es una especie de karma teledirigido por haberle pedido el divorcio a Don (Perfecto) Draper? No lo sé, solo me parece que los guionistas se han cebado innecesariamente con su personaje convirtiéndola en una señora gorda que no sale de casa si no es para ir al médico. Ahora bien, espero releer este párrafo a final de temporada y ver que algo bueno le habían reservado, al fin y al cabo (cada cual se consuela como quiere).



    
¿De verdad se merecía esto?

Ejemplo #2: Hacerte creer que los Stark son los buenos, para hacerte sufrir matándolos uno a uno.

Supongo que es el mejor ejemplo de esto que digo. George R. R. Martin se pasa toda la primera parte de la historia que se disemina a lo largo de los diversos volúmenes de Canción de Hielo y Fuego haciéndonos creer que los Stark son los buenos, los nobles, los leales, en definitiva, los protagonistas... Hasta que, inesperadamente le corta la cabeza a Ned Stark y comienza la debacle de la casa Stark, llegando incluso a destruir Invernalia (y otras tantas cosas que prefiero no decir). El buen hombre ya ha proclamado a los cuatro vientos en diversas entrevistas que su personajes favorito es Tyrion Lannister (cosa que no le convierte en proLannister, desde luego, sobre todo por cómo mató a Tywin) pero de ahí a lo que nos ha hecho a todos aquellos que éramos proStark... Por ello, miedo me da seguir con Dance with Dragons, por aquello que pueda pasar (aunque ya me he comido un spoiler al respecto nada halagüeño).

Cualquier tiempo pasado fue mejor...
Lo dicho, odio eterno a aquellos autores y guionistas que odian a mis personajes favoritos. ¿Tienen algo que decir? Estaré encantada de leerles. ¡Feliz lunes ventoso!

Fuente: Google Images

2 comentarios:

Hustle and Bustle dijo...

No soy muy fan de Mad Men, pero soy muy proStark, y lo que el autor les hace me mosquea bastante.


Bea.

missapanada dijo...

Lo que le han hecho a Betty es una guarrada y había malas pécoras que se lo merecían mucho más. Hay quien dice que es una putada que le hicieron los guionistas a la actriz porque no la tragan.