festina lente

domingo, 13 de mayo de 2012

Parasol

Yo no sé a ustedes, pero a mí, este verano anticipado me ha pillado totalmente de sopetón. Aún tengo en mi armario todos mis jerséis de lana, mis faldas escocesas y los vestidos de punto y, obviamente, la ropa de verano sigue en su retiro de invierno.

Lo peor es el sol y nuestra escasa de amistad o, más bien, nuestra relación de odio. Él no me soporta a mí ni yo a él. Cuando tomo mucho sol, además de quemarme la piel, suelen salirme manchitas en la cara y ese tipo de problemas que tenemos las pobres personas con piel clara. Por ello, como todos los años, vuelvo a plantearme la idea de, además de usar protectores solares y sombreros, sacar a pasear mi sombrilla.

Sinceramente, en este mi querido Trujillo sé que estaría mal visto salir a la calle con semejante artefacto, pero, en estos casos en los que es mi piel la que está en juego, me planteo seriamente hacer uso de este accesorio tan bonito, a pesar del maldito "qué dirán". ¿Ustedes qué opinan?



4 comentarios:

all the world! dijo...

Por muy imbéciles que sean en este nuestro Trujillo, si a ti te gusta.. ¿por qué no? Pienso que si se sabe llevar queda genial y no dudo de que tú la llevarás bien :)

La Muse dijo...

Siempre, siempre que te salgas de la línea serás criticada por todos y secretamente admirada por la mayoría. Y es que... ¿quién quiere/puede estar dentro de la línea? Yo no!! Seguramente si llevas un sombrero excesivo las de la mesa de al lado se sonreirán y por dentro pensarán... ¿Y si yo me pusiera uno...? Lo mismo con el parasol... que para algo es!! Siempre que tú estés segura con lo que llevas o haces, las miradas ajenas, sólo alimentan tu ego. ;)

Eso sí, prepárate para ser el boom del verano!! :D Aunque ya vendremos alguna otra con algo ostentoso para quitarte el puesto!! Tampoco te preocupes demasiado... La vida es una sola y los parasoles sólo los podemos llevar en verano!! :)

Carmen Delgado Correa dijo...

Qué opino? Creo que lo sabes y siento que tengo un poco que ver con esta entrada por mi tweet sobre mi sombrilla de papel. En Sevilla, o más bien Anadalucia siendo como es la cuna del sol, creo indispensable ese accesorio y no sólo por los problemas solares sino el calor sofocante que se ha instalado aquí.
Así que, adelante!

Alfon dijo...

Yo tengo una amiga que un verano se sacó su precioso parasol japonés por Cáceres; claro que la miraron, pero ¿no es la mediocridad lo único que pasa indiferente?